Tosta de verduras sobre pan de pueblo

Con platos así uno no sabe si come sano o no porque es cierto que se parece a un bocadillo pero le acompañan toda un serie de verduras de huerto que riéte tú de los platos veganos. Como se come templado, el otoño es la mejor temporada para degustarlo. Además, sus ingredientes rebosan en los mercados: el calabacín, la berenjena, la cebolla,… todos se agolpan en nuestra cesta a la espera de ser (por fin) cocinados en una propuesta divertida pero a la vez nutritiva y deliciosa: un bocado de lo más chic!

20130914_150822

Ingredientes (para 2):

  • Pan de pueblo (el que más nos guste; en la foto una hogaza de centeno)
  • 2 calabacines pequeños
  • 1 berenjena mediana y brillante
  • 1 cebolla pequeña o media grande
  • Unos tomates secos en aceite
  • Queso de cabra en rulo
  • Aceite
  • Sal

El único “pero” que le veo a esta receta es que se tarda cierto tiempo en preparla, pero creedme, vale la pena. Se corta en dos en sentido longitudinal la berenjena, se hacen unos cortes en la carne en rombo sin llegar a la piel y se espolvorea sal por encima. Apartamos durante 20-30 min. Acto seguido se pelan los calabacines y cortan en rodajas no muy gruesas. Una vez listas, hacemos lo mismo con las berenjenas después de haberlas lavado con agua fría. En una sarten se fríe la cebolla cortada en juliana a fuego media hasta que esté translúcida y se reserva. Se pincela una plancha con aceite y se van colocando las rodajas de calabacín y berenjena. Cuando están doradas se les da la vuelta con la ayuda de unas pinzas de cocina o una espátula. A medida que se cocina la plancha va adquiriendo calor y el proceso es cada vez más rápido. Cuando están hechas por los dos lados, salamos un poco y reservamos en un plato hondo o ensaladera y tapamos para que se sigan fundiendo. Una vez terminado el proceso añadimos la cebolla a las otras verduras. Cortamos el pan en dos y untamos una de las tostas con aceite del tomate seco, ponemos las verduras por encima sin olvidarnos del tomate. En la otra disponemos directamente las verduras y desmenuzamos el queso de cabra por encima. Repetimos la operación para el segundo comensal et voilá!

Crema de lentejas coral con nísperos

El otro día me topé con una de esas tiendecitas de barrio que sigue perdurando a pesar de las cadenas de supermercados. Los precios no suelen ser baratos, las comodidades de pago son más bien escasas (pagar con tarjeta puede ser difícil) y el marketing brilla por su ausencia. Entonces ¿qué es lo que las hace invencibles? ¿Por qué resisten modas y crisis? Pues porque venden alimentos tradicionales y de pueblo. Esos mismos que utilizaban nuestras abuelas y que en nuestro afán por volver a lo natural están tan olvidados en las grandes urbes que resultan casi exóticos. En unos 12 m2 de tienda me encontré una variedad de legumbres que no había visto en mi vida. Como las lentejas caviar (negras y diminutas) o estas lentejas coral. Este tipo de lentejas llamadas también sin piel sirven únicamente para hacer purés pero su sabor es mucho más sutil que el de la clásica pardina. Su color en crudo es un anuncio en si. Yo lo regalaría en bolsitas a los niños que vengan a mi casa en Haloween pero corro un gran riesgo de ser víctima del “truco” y no llegar a un buen “trato”.
20131001_162319

Si bien el color se pierde con la cocción, el resultado no deja de ser un cremoso puré suave al gusto y perfecto para esos días de frío y lluvia.

Ingredientes (para 4):

  • 180 grs. de lentejas coral
  • 1000 grs de agua
  • 1 pastilla de caldo de verduras
  • 1 cebolla
  • 1 hoja de laurel
  • 2 nísperos
  • 1 cucharada sopera de mantequilla
  • sal

Al no tener piel, no es necesario dejar las lentejas en remojo el día anterior. Introducimos la cebolla pelada en el vaso de la Thermomix y programamos 5 seg. vel. 5. Se bajan los restos de las paredes y añadimos las lentejas después de lavarlas bajo el chorro de agua fría junto con el litro de agua, la pastilla de caldo y la hoja de laurel y las cocemos durante 20 minutos a vel. 1 y temp. 100. Mientras, podemos ir haciendo los nísperos. Para ello ponemos a calentar en una sarten los nísperos a fuego bajo-medio hasta que se derritan y doren. Una vez terminados, los mantenemos en la sarten con el fuego apagado para servirlos calentitos con la crema. Cuando la Thermomix termine, quitamos la hoja de laurel y trituramos todo un minuto a vel. 10.

20131001_165009

Se puede añadir más agua o caldo al terminar la cocción si la mezcla ha quedado muy espesa y seguro que tendréis que hacerlo si la guardáis de un día para otro porque suele espesar bastante. Y si la ocasión lo merece, añadid un poco de nata para cocinar. No os arrepentiréis.

img_5837a

Vuelve el otoño

Y con él mi estación favorita. Los que somos de Madrid rara vez podemos disfrutarlo porque en nuestra ciudad es como si solo existieran el invierno y el verano. Pero no este año. Este año el clima y su inevitable cambio han decidido honrarnos con un leve descenso de las temperaturas y unos colores que llaman a recogerse en casa. Todavía no hemos sacado el edredón y todavía podemos disfrutar de las tardes en el parque pero la luz del sol va desapareciendo a medida que crecen las ganas de sopas, chocolates calientes y pijamas mullidos.

20131013_123947

Vuelven algunos gestos olvidados como sacar la mano por la ventana antes de salir y mirar al cielo para decidir si nos llevamos o no el paraguas. Es tiempo de calabazas naranja, de granadas rojas y de manzanas multicolores. Llaman la atención los cremas, naranjas, tostados y marrones de todo tipo, ya sea en la cocina como en el armario. Adoro el otoño. Después de nuestros veranos secos y polvorientos el aire se hace más limpio, las calles brillan más gracias a las primeras lluvias y todo llama a practicar el “comforting” las 24h del día.

20131013_132540

Para mí el otoño es temporada de cambios. Las decisiones se han tomado y, con la vuelta al cole, sólo falta ponerlas en práctica con las pilas cargadas y las ilusiones renovadas. Incluso mi hija es de otoño. Y se nota. Todo en ella llama a la seguridad del hogar y a lo acogedor del calor.

photogrid_1381749973441

Bienvenido seas otoño!

Lomos de salmón con salsa de eneldo

Al hacer la compra semanal, vi unos lomos de salmón que casi casi me llamaban por mi nombre. Así que como no poddía dejarlos allí me llevé dos paquetes. El color, el tamaño, la frescura que mostraban terminaron de convencerme. A Elena le gusta mucho pero mi marido se cansa pronto. Puedo entenderlo. El salmón tiene un sabor muy intenso y algunas personas sólo lo comen por temporadas porque se hartan pronto de su sabor. Y es una pena porque el salmón tiene todas esas propiedades y beneficios que luego buscamos en los complementos alimenticios. Este pescado, de tipo azul, es rico en ácidos grasos omega tres, magnesio, yodo y vitaminas A, B y D. Es decir que es bueno parar el corazón, el tejido muscular, el cerebro y los nervios además de que previene la formación de coágulos o trombos, reduce el riesgo de desarrollar diabetes y reduce la degeneración macular asociada con la edad, entre otros beneficios. Vamos que si no os he convencido ya no sé qué más deciros.

Lomos de salmón con salsa de eneldo

Para esta ocasión especial, es decir una cena de martes en familia, decidí acompañarlo de una suave salsa de nata y eneldo que tan a menudo se asocia con el salmón a la plancha. Últimamente me decanto por la nata vegetal. Al igual que la leche de soja, la encuentro más digestiva.

Ingredientes (para 2):

  • 2 lomos de salmón fresco
  • 1 cebolla
  • 2 cucharas soperas de aceite
  • 1 bote de nata vegetal (yo he utilizado la de Sojasun)
  • 125 ml de leche entera o de soja
  • 1 buen ramillete de eneldo fresco
  • Pimienta negra
  • Sal

Se prepara primero la salsa que tarda un poco más en hacerse que los lomos. Picamos la cebolla muy muy fina y se pone en una sartén con aceite a fuego medio. Cuando se haya reblandecido y vuelto casi transparente (unos 5-7 minutos), añadimos la nata, la leche, el eneldo picado, pimienta negra al gusto y sal. En este caso añadí bastante sal y pimienta porque la salsa tiene tendencia a quedarse un poco sosa. Se calienta sin dejar que hierva y se reserva. Si queréis podéis pasarla por la batidora para que no se noten los trocitos de cebolla. En ese caso yo incluiría este paso antes de añadir el eneldo para que las briznas de la hierba no se disuelvan del todo y el resultado quede más bonito. Pero no olvidéis volver a calentar la salsa con el eneldo para que el líquido absorba todos los aromas de la especia.

Se colocan los lomos limpios en una sartén o plancha. Las espinas del salmón suelen ser grandes. Lo malo es que en la boca pueden hacer daño y estropearnos en parte la cena pero lo bueno es que se ven facilmente. Nuestros comensales agradecerán que hayamos “perdido” un poco tiempo limpiándo bien los lomos de espinas antes de cocinarlos. La sartén debe de estar muy caliente. Si es antiadherente no hace falta añadir aceite porque la carne del samón es suficientemente grasa y va desprendiendo su jugo a medida que se hace. Si los lomos llevan piel lo mejor es dejarla y colocarlos del lado de la piel. Una vez hechos veréis que es muy sencillo retirarla. Cuando los hayamos dispuesto se baja a fuego medio y se cocinan hasta que la carne adquiera su particular tono rosa…. estoooo rosa salmón :) .

Se emplata y se pone una cucharada de salsa por encima. Esto es solo para decorar porque os aseguro que la salsa cae entera en una comida. Se puede acompañar con patatitas redondas y fritas o con espárragos trigueros a la plancha. Yo lo hice con patatas y brócoli al vapor. De-li-cio-so.

Diario de entrenamientos

Desde que me inicié en esto del running han caído en mis manos varias revistas de deporte y fitness. En un gran número de artículos se insiste en lo esencial de llevar un diario de entrenamientos. Por una parte te permite llevar un registro exhaustivo con datos sobre tus entrenamientos y, por otra, el diario tiene al parecer un efecto motivador que te ayuda a la hora de visualizar tu objetivo. O eso dicen.

diario-de-entrenamiento

Como mi motivación necesita de todas las herramientas conocidas y por haber, he pensado que ya era hora de hacerme uno. He elaborado uno muy sencillo con cuatro días de entrenamiento. En mi caso es para poder alternar tres días de running y uno de deporte complementario o cruzado pero se puede adaptar a cualquier actividad: natación, ciclismo, fitness, todo vale.

Podéis descargaros la plantilla haciendo clic aquí.

Diario de entrenamiento

Mi idea es hacer lunes running en interior, miércoles sesión de fortalecimiento, viernes running en interior y domingo sesión en exterior pero más suave (menos kilómetros). Qué bien sienta la vuelta al cole!!